Epidurolisis caudal


Procedimiento

Con el paciente en decúbito prono, se coloca una almohada a la altura de la pelvis para corregir la lordosis fisiológica, y el arco de fluoroscopia en posición AP , con el marcador radiopaco se localiza la línea media, se gira el arco de fluoroscopia a posición lateral para localizar el hiato sacro. Una vez localizado se infiltra con anestesia local de la piel, tejido celular subcutáneo, ligamento sacrocoxigeo y periostio, y se realiza punción con una aguja introductora con visión continúa hasta atravesar el ligamento sacrocoxigeo, se administra contraste radiopaco (2-5ml) en visión continua y se comprueba su distribución. Posteriormente se vuelve a comprobar la distribución del contraste con el arco de fluoroscopia en posición anteroposterior (epidurografía). La epidurografía nos permitirá identificar las raíces que no se rellenan con contraste (fibrosis).

A continuación se introduce un catéter y se dirige hacia la zona de amputación radiológica, en el espacio epidural anterior. Con el arco de rayos en posición lateral, se inyectan 10ml de suero salino 0.9% con 1500v de hialuronidasa en la zona de amputación, posteriormente se inyecta de 3-5ml de contraste radiológico para visualizar la apertura del espacio, y a continuación se inyecta 9ml de Bupivacaina 0.25% y 40mg de triamcinolona. Se retira la aguja introductora y el catéter y se coloca un apósito. Hay autores que dejan el catéter durante 3 días y vuelven a inyectar el anestésico local y suero salino fisiológico al 10% (está en discusión). Con el catéter de RCE Cosman, se dirige a la zona amputada de contraste, se sigue el procedimiento anterior y además se intenta dirigir la punta del catéter debajo del pedículo que es donde se encontraría el ganglio de la raíz dorsal y se procede a hacer radiofrecuencia pulsada (estimulo sensitivo alrededor de 0.5v y el 45v, por un periodo de 2 a 8 minutos.

Incluye

Medicación previa

Visita Preoperatorio

Intervención

Seguimiento

Extras

Información importante preoperatorio:

Medicación previa     

Medicación anticoagulante

Se debe interrumpir la medicación que prolonga el tiempo de sangría y los parámetros de coagulación en general antes de realizar la liberación de adherencias epidurales. El tiempo de interrupción varía de acuerdo a la medicación usada. Se debe realizar una consulta con el médico clínico del paciente antes de interrumpir cualquiera de estas medicaciones, en particular con pacientes que requieren anti- coagulación crónica como los que tienen colocados stents que liberan drogas o los que tienen prótesis de válvulas cardiacas. Los antiin amatorios no esteroides (AINEs) y la aspirina, respectivamente, deben ser interrumpidos entre 4 y 7 a 10 días antes del procedimiento. a pesar de que hay un gran debate acerca de estas medicaciones en los procedimientos neuroaxiales, se recomienda optar por actitudes conservadoras. Se recomienda que el Clopidogrel se suspenda 7 días antes, mientras que ticlopidine debe sus- penderse 10-14 días antes de la liberación de adherencias. La interrupción de la warfarina o el acenocumarol es variable, pero en general 5 días son suficientes.. Los pacientes que reciben tratamiento con heparina subcutánea deben suspenderla un mínimo de 12 horas antes del procedimiento, mientras que los que usan heparina de bajo peso molecular requieren un mínimo de 24 horas. También se deben interrumpir las medicaciones homeopáticas de venta libre que prolongan el sangrado. Estas incluyen el aceite de pescado, la vitamina E, el Gingko Biloba, el ajo, el ginseng y la hierba de San Juan. Se debe confirmar el estado adecuado de la coagulación con el tiempo y concentración de protrombina, el INR, el tiempo parcial de tromboplastina, tiempo de trombina, tiempo de coagulación y un análisis de función plaquetaria o un tiempo de sangría y el recuento plaquetario. Los tests deben realizarse lo más cerca posible del día del procedimiento. Los tests realizados pocos días después de suspender el medicamento anticoagulante pueden estar todavía elevados porque no ha pasado suficiente tiempo para que se disipen los efectos de la medicación anticoagulante. Los beneficios del procedimiento deben ser sopesados, teniendo en cuenta las posibles secuelas de suspender la medicación anticoagulante, y esto debe ser exhaustivamente evaluado con el paciente.

 

Otros estudios de laboratorio pre-quirúrgicos

Es necesario realizar un hemograma completo y un análisis de orina tomada de forma aséptica antes del procedimiento, para detectar la presencia de infecciones no diagnosticadas. un recuento elevado de glóbulos blancos y/o un análisis de orina positivo deberían indicar al médico la necesidad de posponer el procedimiento y derivar el paciente a su clínico para realizar nuevos análisis y recibir diagnóstico y tratamiento cuando estén indicados.

 

Pruebas diagnósticas preoperatorias 

Cuando se piensa que la liberación de adherencias epi- durales es el tratamiento adecuado para un paciente, se debe informar de los riesgos y los bene cios del procedi- miento y obtener un consentimiento informado. Los bene- cios son el alivio del dolor, la mejoría de la función física, y la posible desaparición de los síntomas neurológicos.

Los riesgos deben ser informados al paciente e incluyen entre otros, hematomas, sangrado, infección, reacción a la medicación usada (por ejemplo, a la hialuronidasa, los anestésicos locales, los corticoides, la solución salina hipertónica), el daño a los nervios o los vasos sanguíneos, la poca o nula desaparición del dolor, la incontinencia de la vejiga o del in- testino, el empeoramiento del dolor, e incluso la parálisis. Los pacientes con antecedentes de incontinencia urinaria deberían someterse a una evaluación urodinámica por un urólogo antes de realizar el procedimiento, para documentar la etiología y la patología urodinámica preexistente.

 

Información importante postoperatorio                                                          

Pautas a seguir                 

—Este procedimiento se suele seguir de una mejora significativa del dolor y la función motora. Por ello, es conveniente comenzar lo más precozmente posible con ejercicios físicos que mejoren el tono muscular y favo- rezcan el estiramiento de la columna vertebral (dos ve- ces al día, siendo cada sesión de unos 5 minutos)

—Si fuese necesario repetir la terapia, se debería esperar unos 3 meses entre la realización de una técnica y otra.

—En el postoperatorio inmediato el paciente es mo- nitorizado de forma básica y se le dará el alta una vez comprobada la función vesical y motora.

—Ante cualquier déficit sensorial o motor persistente, habrá que plantear la realización de una RMN para descartar posibles complicaciones severas, espe- cialmente compresión medular, hematoma, absceso, etc.

 

 

Localización

Clinica del Dolor

C/Torras i Pujalt 1, 08022. Barcelona

932122300


Valoración

IFEELCARE